Imagínate que un día comienzas un curso de un idioma que te gusta, que por fin te decides y vas rumbo a la escuela, comienzas a imaginar el lugar, el día, trazas el plan perfecto para sobre salir pero sobre todo, te imaginas hablando el idioma, fantaseas con estar en el país de origen de tu idioma elegido, ahora llegas a tu escuela y como toda primera vez en un lugar analizas el lugar y te preguntas cual será tu salón?,  ahora observas a la gente alrededor de ti, te imaginas quienes son tus compañeros o quien será tu profesor.

Ahora imagínate que te asigna salón y eliges un lugar discreto en el salón, en medio, pero seguramente un lugar colocado al lado de una pared. Los compañeros comienzan a llegar al salón y ves a mucha gente nueva, sabes que volverás a iniciar la escuela, ahí vas de nuevo.

Entonces haces contacto en el receso con la compañera/o a tu derecha y charlando, te das cuenta que tu compañera es la mismísima directora del museo nacional de antropología de México y que solo quiere hablar un idioma más de su amplio repertorio, recuerdo claramente que aquella señora poliglota dominaba 5 idiomas, Inglés, Francés, Italiano, Portugués y Catalán.

Este día que comparto contigo fue mi primer día en una escuela Chino mandarín, es día recuerdo la impresión que tuve al ver a tanta gente mayor que yo, emocionados de empezar de nuevo, otros que iban solo por diversión, pero esa señora en particular, menciono algo que me hizo darme cuenta que nunca es tarde para iniciar de nuevo, no para, cambiar u olvidar algún error del pasado, sino más bien, para volver a hacer algo que te guste y sentirte tan emocionado como el primer día de escuela de tu vida, es la emoción de un niño en el cuerpo de un adulto.

Durante mi estancia en la escuela del idioma Inglés, recuerdo que más allá de la emoción del primer día de clases y todo lo que ya mencione, recuerdo bien las amigas que conseguí, me permitiré contarles un par de experiencias que tuvimos durante el curso, recuerdo la complejidad de algunos temas y las horas que pasábamos estudiando juntos, la forma de nuestra profesora de enseñar era muy dinámica, estaba llena de juegos, competencias y forzaba nuestra creatividad.

Sobre este aspecto te contaré algo, un día debíamos realizar un proyecto, nosotros un poco faltos de creatividad, decidimos copiar un video de Bruno Mars “The lazy song”, realizamos la coreografía al pie de la letra (sí incluyendo la parte donde se quedan en boxers) y al final nos salió bien, pero antes fueron días de ensayar no solo la coreografía, la letra, evitábamos a toda costa “washa washear” más allá del bailar bonito, necesitamos días para aprender la letra, buscar las pronunciaciones correctas, los tonos de cada palabra y es que la mejor presentación tendría la oportunidad de estar exento del examen final y vaya quien no quiere evitar un examen final. Como te comenté todo salió bien, al final ganamos (quizá fueron los bóxer los que dieron el plus).

Al término de las presentaciones la “teacher” hablo con nosotros, el gobernador del estado estaría presente en un evento próximo y quería que repitiéramos la presentación, pero evitando la parte del quedarnos en bóxer, como era obvio supervisaría los ensayos y nos ayudaría con la pronunciación y así fue, un día antes de la presentación, en el ensayo final, nos recordó evitar lo del bóxer por que el gobernador era un hombre serio, de respeto, y aquí les pregunto yo, ¿Qué hubieran hecho ustedes?… naturalmente elegimos respetar la coreografía original… y ahí estábamos en el día del evento nervioso porque nuestro numero era el penúltimo y al ser una canción tan popular mucha gente la corearía, éramos los “pop star” del día y comenzó la presentación, todo iba bien hasta casi el final, cuando aparecieron los bóxer, la cara de mi maestra estaba de fotografía y no quiero contarles la del Gobernador, imaginen que una cara de cartón se volvía de bombón estallando a las risas, al terminar la maestra nos regañó por el pequeño incidente, pero tanto la maestra, director y un representante del gobernador nos felicitaron por la buena pronunciación que logramos.

Aquí es donde puedo comentarte algo, el estudiar un idioma, claro que es complejo, claro que puede ser tedioso, pero al final del camino, tú haces que valga la pena esmerándote, luchando por ese sueño de tener una perspectiva más amplia del mundo, entender más cosas, el hablar un idioma no solo te ayuda a conseguir un mejor empleo, te ayuda a conseguir ser un mejor humano, un mejor entendimiento de la gente y por su puesto explorar el mundo que tu elijas desde un panorama totalmente ajeno a tu cultura madre.

Estudiar un idioma hasta el final, es como, leer un nuevo libro o llevado más al presente, ver una serie nueva, te emociona el contenido, te esmeras en entender a los participantes de la historia, te esmeras por llegar a cada capítulo nuevo, pero claro, como todo lo que requiere disciplina, en algún momento puede aburrirte, pero sabes que al final, cuando esa historia termine, estarás listo para más y que en definitiva habrás aprendido algo que no toda le gente conoce, estarás viviendo un mundo más que mucha gente, porque ahora no solo sabes más cosas, sino que comprendes muchos más sentimientos, aprenderás de muchas culturas, así como mejorar sin duda tu futuro laboral y tu espectro social será una ventana más amplia, y tú, mi estimado lector, habrás logrado algo que el de la gente que se queda en su zona de confort, pero sobre todo en el ámbito personal habrás tenido muchísimas experiencias con tus compañeros y profesores, quizás ahora tienes un nuevo gran amigo, quizás ahora tienes contactos para futuros proyectos, estudiar un idioma no es solo el aprendizaje del mismo, al final lo que importa es el camino que te llevo a ese gran final.

Así que no tengas miedo de iniciar de nuevo, ten miedo de no iniciar nada.

Aquí en Penfield Institute, no solo te ayudaremos a cumplir tu objetivo sino también tu sueño de un mejor empleo, terminar tu proceso de titulación y acreditar tu idioma. Hacemos tus sueños nuestros, nos esmeraremos porque lo logres y cuando tu triunfes, cuando ese sueño sea una realidad, el nuestro estará más cerca, nuestro sueño es lograr que todo aquel que nos honre con elegirnos como escuela, sepa que ahora lucharemos hasta el cansancio por cumplir ese sueño.

Nosotros en Penfield Institute tenemos la oferta mas completa de cursos y certificaciones de Inglés a tu disposición, no dudes en contactarnos si tienes dudas o inquietudes.